En esta situación tan atípica y excepcional en la que nos encontramos estos días, el GrETCA quiere proponerte unas medidas y consejos para mantener el bienestar de los animales de compañía. Es de esperar que todos suframos de estrés debido al confinamiento, además de que posteriormente al mismo existan secuelas por el estrés sufrido y por la brusca incorporación a la rutina habitual. 

Así, hemos elaborado una guía que contempla las posibles situaciones que pueden darse.

Rutina, previsibilidad y capacidad de control en relación con el estrés

En estos días es fundamental para todos (humanos y animales) intentar mantener una rutina dentro del confinamiento para prevenir el estrés, donde la previsibilidad y la capacidad de control se convierten en herramientas fundamentales.

Si tienes que convivir 24 horas con tus niños, tus perros y tus gatos y no puedes salir a la calle, estas estrategias se hacen aún más importantes para evitar volverte loco.

La rutina puede facilitarse si elaboras cuadros de tareas diarios para llevar a cabo tú y tu familia con tus animales. Ojo, estas tareas tiene que ser consecuentes con lo que puedas abarcar. De otra manera experimentarás la frustración cuando no se cumplan.

La previsibilidad tiene lugar cuando uno sabe lo que va a ocurrir en cada momento. Por ello los cuadros de tareas son importantes en este sentido. Para tus perros y gatos lo mejor es avisarles en cada momento con una palabra o señal de lo que va a pasar. Por ejemplo: “a jugar”, “a entrenar”, “a pasear”, “caricias”, “fin de la interacción”. Así estarán más tranquilos en los ratos intermedios y no necesitarán demandar estas actividades.

El control se trata de la capacidad de influir en los resultados de las propias acciones e implica la elección antes de hacer algo. Puedes darles a tu perro o a tu gato la capacidad de poder elegir lo que quieren hacer entre varias cosas o si quieren hacer algo o no en un momento determinado. Para los gatos, esto puede ser el poder subir o bajar de una torre o entrar o salir de una caja. Para los perros puede tratarse de decidir si quiere o no que lo acaricies o si prefiere traer la pelota o morderla, así como el tiempo que quiere dedicarle a una actividad. 

Trastornos relacionados con la separación en los perros

Tu perro va a pasar mucho tiempo acompañado en los próximos días. Debido a eso, en el futuro puede tolerar mal la separación cuando regreses a la vida normal

Para evitarlo, y durante estos días, asegúrate de que tu perro disfruta con frecuencia de ratos positivos que no tengan que ver con la compañía humana. Por ejemplo, fomenta el uso de juguetes rellenables de comida en otra habitación o ponle sus raciones de alimento en una habitación a solas.

Además, recuerda ir a felicitarle cuando voluntariamente se vaya a otra habitación, o se coloque lejos de ti y se entretenga solo.

Si tu perro ha tenido antes problemas con la separación, contacta con un veterinario etólogo para más recomendaciones.

Si tu perro es geriátrico, es importante tratar de mantener las rutinas, en lo posible, para que no se desoriente.

El estrés en los gatos

En esta situación es posible que tu gato desarrolle estrés al alterarse su rutina, su previsibilidad y por tanto su capacidad de control sobre el entorno. El estrés afecta a su bienestar y puede contribuir al desarrollo de enfermedades como la cistitis idiopática felina. Por ello, es muy importante que tu felino pueda llevar a cabo las conductas normales de su especie ofreciéndole:

  • Un gran enriquecimiento ambiental para fomentar su conducta exploratoria y la posibilidad de esconderse si lo necesitan:
    • Enriquecimiento estructural: zonas donde esconderse y donde no se les moleste, principalmente si existen otras mascotas en la familia o niños. Sirven unas cajas grandes y se pueden comunicar unas cajas con otras.
    • Enriquecimiento social: aumentar el tiempo y la calidad de juego contigo. 
    • Enriquecimiento alimentario: uso de juguetes interactivos alimentarios, puzles donde tienen que pensar cómo poder sacar la comida, comederos inteligentes para usar las patas. Se pueden fabricar de manera casera con cartones de huevos, vasitos de yogur, cubiteras, rulos del papel higiénico, etc. Puedes usar también hierba gatera y catnip.
  • Evitar el castigo, la tensión y los gritos, ya que solo aumentará el estrés y debilitará tu vínculo con él.
  • Aumentar el ejercicio diario mediante juegos y juguetes automáticos.
  • Disponer de recursos suficientes para ellos: areneros, rascadores, bebederos, comederos, sitios altos, zonas de descanso y zonas donde poder esconderse, deben estar multiplicados y repartidos por el territorio.
  • Uso de feromonas de la fracción F3 en difusor para ayudarles a disminuir el estrés.

El estrés va a depender de la intensidad y duración del estímulo que lo provoca y de la posibilidad de controlar y afrontar la situación, por lo que ofrecer previsibilidad a nuestro animal le ayudará a poder gestionarlo mejor. Muchas veces observamos signos como aumento de la vocalización, del marcaje con orina o heces, agresividad y disminución de actividad, juego y apetito. Si ocurre de repente, de una forma muy intensa o durante un largo periodo de tiempo debemos buscar ayuda de un veterinario etólogo.

La relación de los perros y los gatos con los niños

Es posible que dada la situación actual se den situaciones incómodas y de riesgo entre perros, gatos y niños.

Para evitarlo:

  • No les dejes nunca solos sin supervisión.
  • Proporciona un espacio donde el animal pueda permanecer sin ser molestado y asegura que pueda disponer de momentos de tranquilidad en él.
  • Los perros y los gatos no son juguetes. Tienes que atender a su lenguaje corporal y respetarlo y hacer que se respete. Aprende y enseña a tus hijos sobre lenguaje, respeto y bienestar canino y felino. Respetar a tu mascota es evitar conflictos innecesarios.
  • Avísales de lo que va a ocurrir mediante una palabra o un gesto y espera a que decidan si quieren hacerlo, recuerda: previsibilidad y control.
  • Implica a los niños en juegos que a tu perro o a tu gato le gusten, de esta manera favorecerás el vínculo y la interacción previsible entre ellos.
  • En el caso particular de los gatos, se debe hacer hincapié en dejarlos lo más tranquilos posible, debido al movimiento que ya de por sí va a existir en la casa.

Habituación a las mascarillas

En este nuevo escenario, tanto los miembros de la familia como personas durante el paseo o en la consulta veterinaria pueden llevar mascarillas y otras prendas de protección con las que los perros y gatos no estén familiarizados. Para evitar una reacción indeseada por miedo o desconocimiento a estos nuevos elementos puedes practicar un proceso de aprendizaje por habituación presentando estos objetos de forma gradual y no invasiva a tu perro o gato. Si además los asocias con premios y estímulos positivos mientras los presentas, conseguirás que la emoción sea muy positiva al verlos. Como no disponemos de muchas y las pocas que hay son necesarias, puedes utilizar para los ejercicios un pañuelo de tela o de papel colocado sobre la boca. Puedes seguir estos pasos:

  1. Presenta el objeto (mascarilla) desde lejos, sin invadir el espacio del animal y premia los acercamientos con actitud relajada y respetando su ritmo. Si ves signos de tensión aleja el objeto a una distancia en la que no muestre estos signos. 
  2. Una vez se sienta familiarizado con el objeto, póntelo y valora a qué distancia se siente cómodo y sigue de nuevo el paso 1. 
  3. Debes respetar el ritmo de cada animal, no precipitándote en los acercamientos ni forzando situaciones que no tolere. Si tienes varios animales, sigue el ritmo del más lento.
  4. Si tu perro ya presentaba problemas de miedo frente a objetos desconocidos antes de esta situación excepcional, es posible que necesites ayuda de un veterinario etólogo.

Enriquecimiento ambiental en perros

Para sobrellevar el aburrimiento de estar encerrados en casa sin pelis ni libros, los perros necesitan enriquecimiento ambiental del suyo. ¿Cómo puedes ayudarles?

  • Interactuando directamente con él:
    • Enséñale habilidades nuevas. Siempre con refuerzo positivo (premios).
    • Esconde su juguete favorito como su nudo de tira y afloja o su pelota para que lo busque con el olfato y juega un rato con él brevemente cuando lo encuentre.
    • Dale un masaje en una zona del cuerpo que le guste hasta que se quede relajado.
    • Esconde premios en puzles.
  • Proporcionándole entretenimiento mientras tú haces otra cosa:
    • Esparce su pienso con las luces apagadas.
    • Rellena un juguete interactivo comercial o casero.
    • Dale un objeto para morder o lamer.

Si convives con un cachorro quizás él necesite hacer estas cosas con más frecuencia que un adulto. Puede ser interesante añadir algún juguete o hueso de piel para mordisquear. Rota sus juguetes y felicítale por usar sus cosas. No es recomendable jugar con manos y pies y recuerda que el castigo no es una buena herramienta para educarle. 

Si convives con un perro mayor y tiene dolor o poca movilidad no te centres en enseñar habilidades que requieran movimiento, pero no te olvides que aunque tengan menor nivel de actividad también necesita distraerse.

Enriquecimiento ambiental en gatos

En el caso de gatos que tienen acceso al exterior normalmente y van a pasar esta temporada sin poder salir y en el de aquellos que no salen pero que padecen en estos días un cambio de rutinas y la presencia de más personas y otros animales en casa, necesitarás revisar las estrategias de enriquecimiento en el hogar. ¿Cómo puedes ayudarles?

  • Juega con él. Los gatos son animales de actividad crepuscular, así que estarán más activos cuanto más cerca esté la noche. aprovecha estos momentos para divertirte con él con lo que más le guste.
  • Proporciónale juguetes adecuados: comprados o fabricados en casa (en general los prefieren de tamaño pequeño y poco peso). Puedes añadir catnip en ellos para hacerlos más atractivos.
  • Puedes colocar su alimento en juguetes interactivos para aumentar el ejercicio y simular la caza de la comida en vez de en su comedero o simplemente esconderlo por casa para que lo busque con el olfato.
  • Déjalo lo más tranquilo posible, evitando caricias y manipulaciones.
  • Proporciónale escondites: preferiblemente en lugares altos donde puedan descansar y esconderse si lo necesitan (niños, visitas, ruidos). Los lugares elevados también sirven para ver y controlar su territorio. A los gatos les encantan las cajas de cartón. si es necesario, cierra alguna habitación o coloca una valla de seguridad para bebés.
  • Coloca rascadores horizontales y verticales: necesitan arañar para marcar su territorio de forma visual y olfativa y estirarse. Si no tienen superficies adecuadas (compradas o fabricadas) usarán nuestros muebles para hacerlo.
  • Enséñale trucos utilizando premios. Por ejemplo: sentarse, dar la pata, bajar de los sitios, etc. Siempre con paciencia y sin castigo, tensión ni gritos.
  • Multiplica y dispersa todos sus recursos para que pueda utilizarlos donde y cuando quiera: areneros, rascadores, juguetes, lugares de descanso, comederos, bebederos y lugares para esconderse.

El paseo con el perro

Una de las actividades más importantes para el bienestar canino son los paseos, tanto para hacer sus necesidades como para hacer ejercicio y socializar con el entorno. Debido a las restricciones tienes que seguir las normas oficiales por seguridad, pero hay maneras de hacer un paseo con la mayor calidad posible para tu perro.

  • Aunque se haya informado desde el Ministerio que los paseos de los perros no tienen por qué hacerse diferentes, simplemente hay que evitar el contacto social, para minimizar riesgos se recomiendan realizar paseos cortos. Por eso, para compensar la disminución de ejercicio, debes permitir y fomentar el olfateo durante el mismo en la medida de lo posible y sin que eso te demore en exceso.
  • Como el perro debe estar atado en todo momento es recomendable el uso de arnés en lugar de collar y de correas largas fijas (no extensibles) multiposición de al menos 2 metros. Este tipo de correa te permite dejar a tu perro cierto espacio y mayor libertad que con correas cortas, pero también acortarla cuando por seguridad sea necesario. Si no está acostumbrado al uso de arnés debes habituarlo progresivamente en casa.
  • Sal a horas más tranquilas para evitar contactos con otras personas o perros, ya que el contacto tampoco está permitidos ni tampoco la interacción por seguridad. 
  • Durante el paseo, ve dándole premios tras decir su nombre para así captar su atención por si te cruzas con otras personas y/o perros. Así estará preparado para atenderte si necesitas cambiar de dirección o decirle que se siente ante el paso de otros individuos. Si esto ocurre, no le tires de la correa, llámale y guíale con un premio delante de su hocico, dile que se siente y espera o cambia de dirección alegremente y dale sus premios. 
  • Si el perro tiene alguna forma de reacción hacia perros o personas será un buen momento para mejorar su conducta aprovechando la menor densidad de los estímulos problema. Ante la visión de dichos estímulos la recomendación es realizar asociaciones positivas: caricias, premios de comida o juguetes, así como palabras afectuosas.
  • Tras el paseo, al subir a casa, limpia con agua y jabón las almohadillas, la cola y el hocico por prevención. Si no está acostumbrado a este tipo manipulación deberás habituarlo progresivamente además de utilizar premios mientras lo haces para que lo asocie con algo positivo y le guste.
  • Si has dado positivo a COVID-19 o tienes sospechas debe ser otra persona la que se encargue del paseo y de la higiene.
  • La socialización de los cachorros es una etapa de gran importancia por el impacto que causa sobre el comportamiento futuro del perro. La limitación impuesta por el estado de alarma de mantener una distancia mínima con otros perros y personas dificulta pero no impide llevar a cabo esta socialización. Entre las 3 semanas y los 3 meses de vida se debe exponer al cachorro de forma progresiva y delicada a todos los estímulos que conformarán su entorno. Con este fin durante el paseo puedes hacer asociaciones positivas con la visión de otros perros a la vez que controlas que las experiencias sean agradables.               
  • La socialización con personas también es esencial, para ello puedes asociar a las personas que encuentres en el paseo con un estímulo positivo, dándole premios o caricias.
  • La habituación a sonidos (de motos, del autobús, etc.) y a otros objetos (bicis, monopatines, cascos, paraguas, etc.) la puedes realizar en las salidas al exterior o dentro de casa. Aprovecha que en el exterior la estimulación ahora es menor para poder hacer una habituación progresiva.

Habituación a ruidos

En estos días se suceden a lo largo de todo el territorio nacional múltiples muestras de afecto hacia los diferentes colectivos que están realizando un gran esfuerzo en esta crisis. Entre ellas se encuentran aplausos, caceroladas, silbidos, petardos, etc. Para que tus perros y gatos afronten esta situación de la mejor manera posible ponemos a vuestra disposición las siguientes recomendaciones:

  • Crea una zona de seguridad, siempre accesible y en la que disponga de todo lo necesario para que pueda permanecer sin salir si así lo desea: agua, comida, lugar de descanso.
  • Acondiciónala de tal manera que se reduzca la percepción del ruido: se puede elegir una habitación alejada de la calle, colocar un trasportín o un mueble como una mesa donde refugiarse y cubrirla con mantas, bajar las persianas o cubrir las ventanas.
  • El acceso será siempre voluntario, sin forzar su entrada. Podrás realizar sesiones de habituación en las que lo acompañarás al interior, siempre de manera amable y una vez allí jugarás con él y le darás premios y caricias.
  • Puedes poner música agradable que amortigüe el sonido del exterior.
  • Colocar feromonas de apaciguamiento en difusor le ayudará a disminuir el estrés.
  • Puedes acompañarle estando allí si él lo desea. 
  • Ofrécele premios, juguetes interactivos dispensadores de comida o masticables o juega con él durante el tiempo que dure el evento que le produce miedo.
  • Evita la exposición directa a lugares descubiertos como jardines, terrazas o balcones.
  • En determinados casos podría estar indicado el tratamiento con psicofármacos. Para ello será necesario contactar con el veterinario etólogo a través del teléfono o correo electrónico para su asesoramiento.

Es importante que las rutinas que se creen cumplan unas expectativas viables, que sean similares en la medida de lo posible a lo que el animal disfrutaba antes de iniciar el confinamiento, ya que si cuando volvamos a la rutina normal no se pueden cumplir podremos encontrar un problema de frustración en los animales.

GrETCA (Grupo de especialidad en etología clínica de AVEPA)

Te contestaremos lo más rápido que podamos, un saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .